LOA DEL RECUERDO

Amor que pudo calcinar mi vida

y orientar para siempre mis anhelos

con el incendio de tus ojos moros

y el mapamundi de tus albos pechos.

 

Amor que vino a perfumar mis ansias

con el árabe aroma de tu aliento.

Eternamente me dejó sumido

en el mar agridulce del recuerdo.

 

Necesito morir para olvidarme

de las noches pletóricas de besos

en que oprimí con mis desnudos brazos

el milagro marmóreo de tu cuerpo.

 

En la escultura de la Venus manca

te presintieron los cinceles griegos;

por eso quiero modelar tus formas

en el ritmo patricio de mis versos.

 

Yo, que esgrimí mi juventud ansiosa

en la heroica conquista de tu lecho,

artista y hombre que cantó contigo

el himno rojo del amor sin freno.

 

Y desde entonces se trocó mi numen

en el nocturno pájaro agorero

que eternamente batirá sus alas

en la penumbra de tus ojos negros.

 

Necesito morir para quitarte

esta vida que tienes en mi pecho.

 

¡Lo juro por tus últimas caricias!

Necesito morir… ¡o vivir ebrio!

Esta entrada fue publicada en ROBERTO CABRAL DEL HOYO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s