EN LAS IGLESIAS OPULENTAS…

En las iglesias opulentas.

qué esfuerzos he de hacer para sentirme

cerca de Dios y ajeno del entorno.

 

Qué fácilmente. en cambio, me he sentido

muy cerca de Él, soñando

a la sombra de un árbol, bajo el cielo.

o sentado a la puerta de una choza.

entre los pobres, en el campo.

Esta entrada fue publicada en ROBERTO CABRAL DEL HOYO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s