AVENTURA

Te hable de mi cariño. Sacudiste

los hombros con azoro verdadero,

y entornando los párpados dijiste:

¿De qué sirve el amor?… Dame dinero.

 

Pagué con probidad caballeresca

cada amante mirada de tus ojos,

cada sonrisa de tus labios rojos,

cada contacto de tu carne fresca.

 

¿Acaso no cumplí?… y ahora me niegas

el cáliz purpurino de tu boca

y a unos celos ilógicos te entregas.

 

¿Para qué me preguntas si te quiero?

¿Por que lloras, mujer? ¿Te has vuelto loca?

No me pidas amor… Toma dinero.

Esta entrada fue publicada en ROBERTO CABRAL DEL HOYO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s