VAYA UNO A SABER

Amiga

la calle del sol tempranero

se transforma de pronto

en atajo bordeado de muros vegetales

el rascacielos de la visión despiadada

de un acantilado de poder

los colectivos pasan raudos

como benignos rinocerontes

y en un remoto bastidor de cielo

las nubes son sencillamente nubes

 

la muchacha cargada de paquetes

es una hormiga demasiado obvia

y en consecuencia la descarto

pero el lisiado de noble rostro

ése si avanza como un cangrejo

la monjita joven de mejillas ardientes

crece como un hongo sin permiso

el hollín va siendo lentamente rocío

y el olor a petróleo se convierte en jazmín

 

y todo eso porqué

sencillamente porque

en la primera línea

pensé en vos

amiga. 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en MARIO BENEDETTI. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s