POEMA PARA SER LEIDO Y CANTADO

Sé que hay una persona

que me busca en su mano,

día y noche, encontrándome,

a cada minuto, en su calzado.

¿Ignora que la noche está enterrada

con espuelas detrás de la cocina?

 

Sé que hay una persona

compuesta de mis partes,

a la que integro cuando

va mi talle cabalgando

en su exacta piedrecilla.

¿Ignora que a su cofre

no volverá moneda que salió

con su retrato?

 

Sé el día,

pero el sol se me ha escapado;

sé el acto universal

que hizo en su cama con ajeno valor

y esa agua tibia,

cuya superficial frecuencia es una mina.

¿Tan pequeña es, acaso, esa persona,

que hasta sus propio pies así la pisan?

 

Un gato es el lindero entre ella y yo,

al lado mismo de su tasa de agua.

La veo en las esquinas,

se abre y cierra su veste,

antes palmera interrogante…

¿Qué podrá hacer sino

cambiar de llanto?

 

Pero me busca y busca.

¡Es una historia!.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CESAR VALLEJO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s