PARA EL ALMA IMPOSIBLE DE MI AMADA

Amada: no has querido plasmarte jamás

como lo ha pensado mi divino amor.

Quédate en la hostia,

ciega e impalpable,

como existe Dios.

 

Si he cantado mucho, he llorado más

por ti ¡oh mi parábola excelsa de amor!

¡Quédate en el seso,

y en el mito inmenso

de mi corazón!

 

Es la fe, la fragua donde yo quemé

el terroso hierro de tanta mujer;

y en un yunque impío te quise pulir.

Quédate en la eterna

nebulosa, ahí,

en la multiesencia de un dulce no ser.

 

Y si no has querido plasmarte jamás

en mi metafísica emoción de amor,

deja que me azote,

como un pecador.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CESAR VALLEJO. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PARA EL ALMA IMPOSIBLE DE MI AMADA

  1. Eva dijo:

    no me lo creo….un adorador de vallejos….Pasaba por aqui, siendo atraida por nombres de blog y la verdad, la causalidad decia, que tenia que aterrizar justo aqui….Marcela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s