OFELIA

" Esta ofelia no es la prisionera de su propia voluntad 
ella sigue a su cuerpo 
espléndido como un golpe de vino en medio de los hombres 
su cuerpo estilo renacimiento lleno de sol de Italia pasa por buenos aires 
ofelia yo en tus pechos fundaría ciudades y ciudades de besos 
hermosas libres con su sombra a repartir con los amantes mundiales 
ofelia por tus pechos pasa como un temblor de caballadas a medianoche por Florencia 
tus pechos altos duros come il palazzo vecchio 
una tarde de verano de 1957 
iba yo rodeado de tus pechos sin saberlo 
era igual la delicia la turbación el miedo 
las sombras empezaban a andar por las callejas con un olor desconocido 
algo como tus pechos después de haber amado 
eras oscura ofelia para entonces y enormemente triste 
una adivinación una catástrofe 
un oleaje de olvido después de la ternura 
una especie de culpa sin castigo 
de furia en paz con su gran guerra 
andabas por Florencia con tus pechos yendo y viniendo por las sombras 
con saudade de mí seguramente 
tu hombro izquierdo digamos 
lloraba a tus espaldas o largaba sus ansias lentas en el crepúsculo y ellas venían a mi sangre 
o eran un temblor como un presagio 
gracias te sean dadas ojos míos 
yo les beso las manos bésoles muy los pies 
gracias narices muchas gracias oídos con que escucho los ruidos 
de la ofelia 
antes apenas era una ciudad de Italia 
sus tiros me llenaban de otra desgracia el corazón. " 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Juan Gelman. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s